Cadena de valor: qué es y cómo hacer una

Cadena-de-valor-que-es
Manuel Cuerva, Desarrollo de Negocio en Cuerva
Escrito el 5 de octubre de 2023
Compartir

El gurú en estrategia empresarial y desarrollo económico Michael Porter, en una entrevista en 2016 para Rotman Management Magazine, afirmó que “la eficiencia en la economía y el proceso social no son opuestos. Los negocios deben reconectar el éxito de la compañía con el progreso social

Se trata de una perspectiva que sirve para entender que, desarrollar una cadena de valor eficiente, no solo permite a las empresas rentabilizar la producción de bienes y servicios, sino que también representa un vector social que fomenta la innovación, la creación de empleo, el desarrollo económico, el bienestar de las comunidades y la protección del medioambiente. 

Si quieres saber todo sobre la cadena de valor: qué es, cuáles son sus partes, cómo se hace y cuáles son sus beneficios, a continuación te lo explicamos todo. Y es que, como ya avanzó este mismo autor: “el valor compartido no es teoría, ya es una realidad, y las empresas que no lo abracen quedarán atrás”.

Cadena de valor: ¿qué es?

La cadena de valor es el conjunto de actividades que una empresa realiza para diseñar, producir y entregar productos o servicios al mercado. Este concepto fue desarrollado por Michel Porter en la década de 1980 en su libro Ventaja Competitiva: Creación y sostenimiento de un desempeño superior.

En este libro, Porter propuso el modelo de cadena de valor como una herramienta para analizar cómo las empresas pueden obtener una ventaja competitiva, examinando y optimizando sus actividades internas. Desde entonces, el concepto se ha convertido en un pilar en la estrategia empresarial de organizaciones de todo el mundo.

Elementos de una cadena de valor

La cadena de valor se compone de dos categorías principales de actividades: las actividades primarias y las actividades de apoyo.

Actividades Primarias 

Estas son las actividades que están directamente relacionadas con la creación de valor:

  • Logística de entrada o interna: implica la gestión de entrada de materias primas, su almacenamiento y su manejo dentro de la empresa antes de su uso en la producción.
  • Operaciones: incluye las actividades de transformación de materias primas en productos terminados. Esto abarca procesos de producción, ensamblaje y fabricación.
  • Logística de salida o externa: se refiere a las actividades relacionadas con la distribución de productos terminados a los puntos de venta o directamente a los clientes.
  • Marketing y ventas: comprende la promoción, venta y comercialización de productos o servicios a los clientes, incluyendo estrategias de publicidad, ventas y relaciones con el cliente.
  • Servicios posteriores a la venta: involucra actividades como el servicio al cliente, asistencia técnica, mantenimiento y garantías ofrecidas después de la venta para mantener la satisfacción del cliente y garantizar la calidad de manera continua.

Actividades de Apoyo 

Estas actividades sirven de soporte a las actividades primarias:

  • Infraestructura: incluye actividades de gestión general, administración, finanzas, planificación y tecnología de la información que proporcionan el soporte necesario para las actividades primarias.
  • Gestión de recursos humanos: engloba la selección, capacitación, desarrollo y gestión del personal de la empresa.
  • Desarrollo tecnológico: comprende actividades relacionadas con la investigación y desarrollo, la innovación tecnológica y la mejora de procesos.
  • Adquisición de recursos: implica la obtención de materias primas, suministros y equipos necesarios para las operaciones de la empresa.

Beneficios de aplicar la cadena de valor

Ahora que ya sabes qué es una cadena de valor y qué elementos la conforman, resulta imprescindible conocer los beneficios que aporta a una organización. En este sentido, entre las principales ventajas que obtienen las empresas al aplicar la cadena de valor, encontramos:

  • Optimización de procesos: a través de la cadena de valor, se logra desglosar las actividades internas en etapas específicas para así analizarlas minuciosamente. Esto ayuda a identificar ineficiencias, redundancias y oportunidades de mejora y, gracias a ello, se puede eliminar obstáculos, aumentar la eficiencia y optimizar las operaciones para lograr mejores resultados.
  • Mejora de productos y servicios ofertados: esta herramienta es muy útil para localizar etapas clave en la creación y entrega de productos y servicios, con el objetivo de impulsar su adaptación y optimización para satisfacer mejor las necesidades del cliente.
  • Reducción de costes: por ejemplo, al evaluar la cadena de suministro, es posible encontrar retrasos en la logística o excesos de inventario que aumentan los costes. Asimismo, al examinar la producción, se pueden descubrir procesos innecesarios o redundantes que consumen recursos. Al abordar estos problemas, se consigue una importante reducción de costes directos e indirectos.
  • Fidelización de clientes: al alinear las actividades con las expectativas del cliente, se garantiza una experiencia más coherente y satisfactoria. Los clientes satisfechos tienden a ser más leales y a generar recomendaciones, lo que fomenta la retención y el crecimiento de la base de clientes.
  • Aumento de la rentabilidad: como hemos mencionado, la cadena de valor facilita a las empresas descubrir áreas críticas para la eficiencia y la diferenciación. Al identificar ineficiencias, reducir costes y optimizar procesos en estas áreas, se mejora la rentabilidad. También, la cadena de valor ayuda a enfocarse en segmentos de clientes más rentables.

Por otro lado, la diferenciación basada en la cadena de valor permite justificar precios más altos, aumentando así los márgenes de beneficio y la ventaja competitiva.

¿Cómo se hace una cadena de valor?

Para diseñar una cadena de valor de forma adecuada, te recomendamos seguir los siguientes pasos:

  1. Identifica las subactividades para cada actividad primaria: comienza por desglosar cada actividad primaria en sus subactividades más específicas. Por ejemplo, si estás analizando la actividad de “Logística interna”, podrías identificar subactividades como el transporte de materias primas, el almacenamiento y la gestión de inventario.
  2. Identifica las subactividades para cada actividad de apoyo: de manera similar, desglosa las actividades de apoyo en sus subactividades. Por ejemplo, en “gestión de recursos humanos”, las subactividades podrían incluir reclutamiento, capacitación y evaluación de desempeño.
  3. Analiza el valor y los costes de las actividades identificadas: evalúa el valor que cada subactividad aporta al producto o servicio final y, al mismo tiempo, analiza los costes asociados a cada una. De esta manera, puedes determinar qué actividades tienen un impacto alto en la creación de valor y se pueden optimizar.
  4. Descubre vínculos y correlaciones: examina cómo las subactividades están interconectadas en la cadena de valor. Por ejemplo, las materias primas entregadas a tiempo en “Logística interna” pueden afectar directamente la eficiencia de “Operaciones”. Identifica estas relaciones y dependencias.
  5. Busca oportunidades para aumentar el valor: una vez que hayas identificado las actividades críticas y sus costes, busca oportunidades para mejorar la eficiencia, reducir costes o agregar valor en estas áreas. Puedes considerar la tecnología, la innovación, la automatización y otras estrategias.

Ejemplo de cadena de valor

Para Porter, “Nestlé ha sido pionera a la hora de crear valor compartido”. En este sentido, la cadena, como empresa multinacional de alimentos y bebidas, es bastante amplia y compleja, ya que abarca desde la adquisición de materias primas hasta la entrega de productos a los consumidores finales. Teniendo esto en cuenta, resulta idóneo ver como ejemplo la cadena de valor de Nestlé. 

A continuación, te presentamos sus principales etapas:

Actividades primarias:

  • Abastecimiento de materias primas: la empresa obtiene materias primas de diversas fuentes, como agricultores, ganaderos y proveedores de ingredientes.
  • Producción: Nestlé transforma estas materias primas en una variedad de productos alimenticios y bebidas, lo que implica procesos de fabricación, mezcla, envasado y calidad.
  • Logística y distribución: la empresa gestiona una extensa red logística para llevar sus productos a nivel nacional e internacional. Esto engloba el almacenamiento, transporte y distribución a minoristas, mayoristas y clientes directos.
  • Marketing y ventas: Nestlé promociona sus productos a través de campañas de marketing y publicidad, y los comercializa en una amplia gama de canales, desde supermercados hasta tiendas en línea.
  • Servicio al cliente: ofrecen servicios posventa, como atención al cliente y garantías de calidad, para mantener la satisfacción del consumidor.

Actividades de apoyo

  • Investigación y desarrollo: Nestlé invierte en I+D para innovar y desarrollar nuevos productos, mejorar la calidad y la seguridad alimentaria y encontrar formas más sostenibles de producir alimentos.
  • Gestión de recursos humanos: la empresa se apoya en un gran equipo de empleados en todo el mundo, desde agricultores hasta científicos y profesionales de marketing.
  • Gestión de la calidad y sostenibilidad: Nestlé pone un fuerte énfasis en la calidad de sus productos y en la sostenibilidad ambiental y social en todas sus operaciones.

Cuerva y su cadena de valor

En Cuerva, entendemos la energía como un proceso de principio a fin y, por ello, buscamos aportar valor en cada parte del proceso. Estamos presentes en todas las áreas de servicio del sector eléctrico, y en cada una ofrecemos un servicio completo, que abarca desde el estudio y el diseño, hasta la puesta en marcha, su seguimiento y mantenimiento, etc.:

  • Generación de energía renovable
  • Distribución de energía eléctrica
  • Comercialización de energía
  • Servicios industriales y de edificación

Tenemos claro el principal objetivo de nuestra cadena de valor: llevar la energía al siguiente nivel. Por ello, todo lo que hacemos implica la integración de diversas perspectivas y conocimientos.

Escuchamos a nuestro entorno y apostamos por la innovación para ofrecer las mejores soluciones a las necesidades de los usuarios y del sector. Para conseguirlo, sabemos que el camino es compartir el conocimiento que tenemos y conectar con otras organizaciones (proveedores, distribuidores, competidores y agencias gubernamentales) para lograr una transformación energética positiva basada en la colaboración.

¿Buscas la manera de generar sinergias? Comparte tu visión y únete a nuestro ecosistema para formar parte de la transformación.

CUE - Digitalización de la energía - CTA - 421x280 - banner image (1)

Ebook gratuito

Descubre todo lo que debes saber sobre la digitalización de la energía y cómo puede ayudar a una gestión energética más eficiente.

Sobre el autor

Manuel Cuerva, Desarrollo de Negocio en Cuerva
Manuel se incorpora a Cuerva en marzo de 2022 con el objetivo de potenciar y desarrollar el portfolio de soluciones energéticas, especialmente el autoconsumo fotovoltaico. Es parte de la oficina técnica del departamento de Servicios Industriales y de Edificación, buscando las mejores oportunidades de cara al desarrollo del negocio.
Artículos sobre Gestión empresarial
normativas-iso-14001
memoria de sostenibilidad
ques es un ppa
digitalización sostenible

Trabajamos para transformar y mejorar el sector de la energía. ¿Te gustaría saber más?

Suscríbete y recibe un boletín con historias relacionadas con la transformación energética, artículos de innovación y consejos. Al enviar, aceptas nuestra Política de Privacidad.

Contacta con nosotros

Rellena este formulario o:

958 570 360
info@cuervaenergia.com

C/ Santa Lucía 1 K 18194.
Churriana de la Vega - Granada.

Horario de atención:

Lunes a jueves 08:00 a 18:00 horas

Viernes 08:00 a 14:00 horas