Biomasa natural: generar energía de forma sostenible

biomasa natural pellets
Juan Cristóbal Ortega Núñez, Jefe de Medio Ambiente y Permitting en Cuerva
Escrito el 23 de marzo de 2023
Compartir

Según datos de la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom), en España hay actualmente 375 redes de calor con biomasa operativas que generan una potencia acumulada de 312 megavatios térmicos. Asimismo, el presidente de esta institución, Javier Díaz González, estima que la biomasa representará el 50% de la energía nacional de calefacción en los próximos años.

Estos datos reflejan la importancia que ha cobrado la biomasa en la actualidad, dada la necesidad de encontrar alternativas sostenibles al petróleo y otros combustibles fósiles, con el fin de garantizar un desarrollo sostenible.

“La fracción biodegradable de los productos, desechos y residuos de origen biológico procedentes de actividades agrarias (incluidas las sustancias de origen vegetal y de origen animal), de la silvicultura y de las industrias conexas, incluidas la pesca y la acuicultura, así como la fracción biodegradable de los residuos industriales y municipales”.

Definición del concepto de biomasa en la Directiva 2009/28/CE del Parlamento Europeo

En este sentido, la biomasa es una fuente de energía verde que puede contribuir a reducir la huella de carbono, ya que es neutra en emisiones de CO₂ y no incrementa el efecto invernadero. Esta misma se obtiene a partir de materia orgánica, de origen vegetal o animal, y según el origen o la procedencia de sus recursos, podemos establecer tres tipos de biomasa:

Residual: nace como resultado de los residuos que generan determinadas actividades humanas. Este tipo, a su vez, puede ser:

  • Seca: se deriva de la actividad agrícola y forestal, pero también de la industria agroalimentaria y de la transformación de la madera. Algunos ejemplos de biomasa residual seca son el serrín, las cáscaras de frutos secos, la paja o las podas de los frutales.
  • Húmeda: se crea a partir de vertidos biodegradables, como las aguas residuales urbanas e industriales y los residuos ganaderos. En este grupo se incluye la basura orgánica doméstica o los excrementos animales de las granjas.

Producida o generada: resulta de cultivos donde hay una producción a gran escala de materia biodegradable, con el objetivo de aprovecharla para obtener energía. Es decir, que se transforman especies vegetales química y biológicamente para que actúen como combustibles. Algunos ejemplos de este tipo de biomasa son el etanol o el metanol.

Natural: provienen de la propia naturaleza, de manera que el ser humano no interviene en su generación.

En este artículo, nos centraremos en la última: la biomasa natural. Vamos a conocer cuáles son sus características, usos y ventajas para entender por qué está más extendida que otros tipos de biomasa.

¿Qué es la biomasa natural?

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el 31 % de la superficie terrestre del mundo está ocupada por bosques. Un porcentaje que, en el caso de España, asciende al 55%.

En estos entornos naturales es donde se genera, de forma espontánea, la biomasa natural. Esta misma consiste en materia orgánica, que tiene su origen en la naturaleza y no requiere de la intervención del ser humano para su creación ―el ser humano solo interviene a la hora de realizar las podas y de gestionar esta materia orgánica para transportarla hasta un lugar donde se convierte en energía―. Recursos vegetales, como las ramas o las hojas secas de los árboles, son algunos ejemplos de biomasa natural.

De esta manera, la biomasa natural es una fuente renovable y abundante de energía, ya que los materiales orgánicos que se utilizan se pueden cultivar y recolectar de nuevo para usarlos como combustible, su producción y uso no genera emisiones nocivas para el medioambiente y participa en el ciclo de carbono. Y es que el reino vegetal absorbe el dióxido de carbono de la atmósfera y, al quemar la biomasa, el carbono se vuelve a liberar, cerrando así el ciclo.

Combustibles obtenidos a partir de la biomasa natural

Los principales combustibles que se obtienen de la biomasa natural son los siguientes:

  • Leña: procede de las talas de árboles y de sus ramas. Puede ser de distintos tipos según el árbol.
  • Pellets: son residuos prensados con forma cilíndrica que se obtienen de las limpiezas forestales e industrias madereras y que poseen un alto poder calorífico. Según el último informe Report Pellets de ENplus, España es el cuarto país del mundo en número de fábricas y el quinto en volumen producido de pellet.
  • Astillas: estas pueden desprenderse de los huesos, de los minerales o de la madera y son menos eficientes que los pellets. Para la biomasa natural como las astillas, la leña y los pellets, existen las normas ISO 17225 que estandarizan y certifican la calidad de estos combustibles a nivel internacional.
  • Briquetas: son parecidas a los pellets, pero más grandes. Se generan al compactar serrines y virutas de diversas industrias.
  • Huesos de aceituna: proceden de los olivos y tienen una eficiencia similar a la de los pellets. La normativa UNE 164003:2014 marca especificaciones a tener en cuenta para garantizar la calidad de este combustible obtenido a partir de biomasa natural.
  • Cáscaras de los frutos secos, como nueces o almendras, que constituyen un combustible barato y eficiente. La UNE 164004:2014 determina la calidad y especificaciones que se deben considerar para las cáscaras de almendra, piñón, piña triturada y avellana.

Usos de la biomasa natural como energía

Los usos de la biomasa natural son variados, ya que se utiliza tanto en el ámbito doméstico como a escala industrial. Además, según estos usos, los combustibles obtenidos de la biomasa también se pueden transformar en energía aprovechable por dos métodos diferentes: los termoquímicos (combustión, co-combustión, pirólisis y gasificación) y los bioquímicos (fermentación alcohólica y fermentación metánica).

Como resultado, al aplicar estas distintas tecnologías, la energía que se obtiene de la biomasa natural se puede utilizar para lo siguiente:

  • Calor y electricidad: al quemar la biomasa por combustión, a una temperatura muy alta (entre 600 y 1.300 grados) y con mucho aire, se obtiene calor y electricidad que se puede emplear tanto en viviendas como en industrias.
  • Biocombustibles: tanto por métodos termoquímicos, como la gasificación, como por métodos bioquímicos de fermentación, se obtienen combustibles como el biogás, bioetanol o biodiésel. Por ejemplo, los hidratos de carbono de los desechos vegetales se fermentan y dan lugar al etanol, útil para la industria. O incluso los combustibles que repostamos en las gasolineras, tienen una fracción de biocombustible, haciendo que estos sean alternativa sostenible a los combustibles tradicionales.
  • Cogeneración: la biomasa natural también se puede utilizar en la cogeneración, un proceso gracias al cual se obtiene energía térmica y eléctrica al mismo tiempo y a partir de una fuente.

Ventajas de utilizar la biomasa natural

Entre las ventajas de la biomasa natural, podemos destacar las siguientes:

Es una fuente renovable y abundante, ya que se encuentra disponible en grandes cantidades en nuestro planeta. Teniendo esto en cuenta, no es de extrañar que la biomasa sea el tercer sector renovable más importante en España después de la eólica y la fotovoltaica, de acuerdo con el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

  • No contaminante: su generación y uso no emite gases nocivos para la atmósfera. Además, la biomasa natural no resulta peligrosa, porque los sistemas para su aprovechamiento son seguros.
  • Es más económica que otras fuentes energéticas: el precio que tiene la materia orgánica es bajo y, a corto plazo, se amortiza la inversión inicial.
  • Ayuda a limpiar los montes: dado que se aprovechan los recursos de la naturaleza, la biomasa natural contribuye a limpiar los montes de vegetación que puede ser potencialmente incendiaria.
  • Crea empleo en zonas rurales, sobre todo, por la necesidad de gestionar los residuos que después acaban en las plantas de biomasa. Según datos de la FAO y la Asociación Austriaca de Bioenergía, la biomasa forestal genera 135 nuevos empleos por cada 10.000 habitantes, a diferencia de los combustibles fósiles que tan solo generan 9.
  • Su mantenimiento es sencillo: en los sistemas de calefacción, su uso más común y habitual, el mantenimiento es sencillo. Además, los más modernos pueden programarse e, incluso, regular el calor que emiten.

Es notable que la biomasa natural, al ser una fuente energética renovable, su uso va cada vez más en aumento debido a los altos precios de otras energías y por las ventajas que presenta, sobre todo, para contribuir a la tan necesaria transición verde. Y es que, las energías renovables son el futuro; de hecho, la Unión Europea se ha comprometido a ser la primera zona mundial climáticamente neutra en 2050. De cara a cumplir el objetivo más a corto plazo del 2030, Europa tiene el objetivo de alcanzar un 40% en su producción renovable y, España, un 74%

En Cuerva, tenemos la capacidad de decir que nuestra producción energética es ya 100% renovable, siempre lo ha sido, viviendo en lo que otros, hoy, llaman futuro. Si bien nuestras plantas de generación energética no son de biomasa a día de hoy, llevamos más de 80 años apostando por las renovables, como la solar, la eólica y la hidráulica, nuestro origen, para afrontar los desafíos que presenta el sector. Trabajamos la energía en todas sus fases, entendiéndola como un proceso de principio a fin: desde la generación, hasta la distribución de energía, pasando por la construcción, instalación y mantenimiento de infraestructuras eléctricas y energéticas, propias y a terceros.

¿Te ayudamos a dotar a tu energía de un verdadero propósito? Nuestros expertos se esfuerzan en buscar las mejores soluciones energéticas a través de la innovación, el estudio exhaustivo de los datos, y la comprensión de las necesidades de las personas, el sector y la sociedad.

CUE - 421x280 2 3

Ebook gratuito

Descubre todo lo que debes saber sobre las energías renovables en España, cuáles son sus ventajas y cómo implementarlas en tu empresa.

Sobre el autor

Juan Cristóbal Ortega Núñez, Jefe de Medio Ambiente y Permitting en Cuerva
Cristóbal cuenta con 20 años de experiencia en la promoción y desarrollo de proyectos de energía renovables, habiendo participado y liderado la legalización, construcción y puesta en marcha de instalaciones eólicas, fotovoltaicas y termosolares. Actualmente, se encarga de coordinar al equipo de permitting y medio ambiente del Grupo Cuerva. Un departamento de carácter transversal que da servicio a todas las divisiones y secciones del grupo que requieran de actuaciones de legalización y tramitación administrativa.
Artículos sobre Sostenibilidad
baterias-para-placas-solares
central-hidroelectrica-reversible
soluciones-integrales
Perovskitas

Únete para ser parte de la transformación y mejora del sector de la energía.

Suscríbete y recibe historias relacionadas con la transformación energética, artículos de nuestros expertos y recursos gratuitos. Al enviar, aceptas nuestra Política de Privacidad.

Contacta con nosotros

Rellena este formulario o:

958 570 360
info@cuervaenergia.com

C/ Santa Lucía 1 K 18194.
Churriana de la Vega - Granada.

Horario de atención:

Lunes a jueves 08:00 a 18:00 horas

Viernes 08:00 a 14:00 horas